Tutorial The Slowear Project

¿Quieres saber cómo ser más sostenible en tu vida cotidiana? Hoy te presentamos el primer video tutorial de cosecha propia.

Diviértete aplicando una de las 3 R en este proyecto superfácil que podrás realizar en casa, apto para todas las edades.

Desde hace un tiempo, coqueteamos con la idea de buscar un formato fresco y dinámico que nos conecte con vosotros, más allá del artículo de blog al uso. ¿Experimentamos juntos? Hoy me lanzo sin pudor a compartir otro tipo de contenidos para ver si pueden gustaros y funcionar. Aunque están en pañales, por desarrollar y por “profesionalizar”. Por una parte, un video bastante casero que preparamos con mucho amor, pero muchas limitaciones técnicas. Por otra, unos audios también hechos en casa espontáneamente, que acompañan imágenes, con la sencilla pretensión de abrir el armario y compartir cómo vivo yo misma la moda de manera cotidiana.

Hablar de reutilización es hablar de consumismo. En este binomio inseparable ¿qué es antes el huevo o la gallina?

La fast fashion provoca un consumo compulsivo que poco tiene que ver con la necesidad de vestirse. Aunque la moda nos apasione, hay que usar la cabeza para no dejarse arrastrar por las continuas tentaciones que provoca la publicidad, especialmente dirigida a las mujeres. Hoy nos ponemos manos a la obra para mostrarte cómo lo hacemos nosotras a la hora de vestir y también cuando las prendas dejan de resultarnos útiles.

No colecciones ropa (por muy barata que sea)

Sospecha absolutamente de las gangas. Cuanto más barato, peor situación al otro lado de la cadena. Garantizado. La abundancia de cualquier producto es provocada por un sistema que sólo busca su propio beneficio. Crear con ello trabajo de baja calidad tanto en los países de producción como en las tiendas de las grandes ciudades (la situación, por ejemplo, de los dependientes deja mucho que desear) no tiene, en absoluto, ningún glamour. Mejor no contribuir a que esa rueda siga girando.

En The Slowear Project queremos enseñarte a reutilizar tus prendas de forma creativa para que puedas alargar su vida de forma sencilla. Somos conscientes, sin embargo, de que dar salida a la ropa que no usamos, bien sea reutilizándola, customizándola o depositándola en contenedores de proyectos de inserción laboral,  no nos exime de la responsabilidad de consumir innecesariamente.

Un jersey con vocación de cojín

Este es un proyecto superfácil que he experimentado con gente de todas las edades y a todos les gusta hacer.

Se trata de reutilizar una prenda que no nos sirva pero que pueda tener cierto atractivo, por el color, por algún motivo impreso o porque le tengamos cariño y no queramos deshacernos de ella.

Ni siquera se necesita costura, sólo ganas de divertirte y unos pocos elementos muy fáciles de conseguir.

Los niños difrutan más la parte creativa, inventando la forma o tamaño que le darán y con los primeros pasos del tutorial. En cambio, los adultos son más capaces de desarrollar las habilidades manuales que requieren otras partes del proyecto y a los pequeños se les hacen más pesadas. Por ello, es una manualidad ideal para compartir en familia.

¿Preparada?

¿Cómo es un armario slowfashion real?

Hagamos un ejercicio. Te propongo analizar juntas algunas de las prendas de mi armario. te voy a ir contando qué son, cuál es du origen y algunas características de sostenibilidad que justifican su presencia en mi armario.

En el enlace que tienes a continuación, te hablo de esta prenda única: la chaqueta masculina de Zara de los años noventa, en lino, customizada por mí con pintura textil, ayudada de la propia naturaleza. ESCUCHA EL AUDIO AQUÍ

17192170_1252643958183420_2702965526819697862_o

A continuación, te voy a hablar de otras dos prendas que tienen su propia historia y cuyas características las convierten en slowfashion de pleno derecho. Una es una camisa vaquera, también customizada tras varios años de uso, y la otra un pantalón de marca local, de tencel. Puedes verlos en estas imágenes. El collar es de OXFAM Intermón.

collage2

Escucha su historia AQUÍ.

¿Qué te han parecido estas ideas prácticas de slowfashion? No dejes de comentarme si  te animas a probar el proyecto del cojín.

Se cuecen cambios en el blog y este puede ser un camino más directo para llevar la moda sostenible a tu vida cotidiana.¿Te gustaría que hiciéramos contenidos de este tipo? ¿Qué prefieres videos o podcast?

Espero tus comentarios.