The Goood Shop-Carmela Serantes

The Good Shop es una preciosa tienda online repleta de cosas bellas y hecha con mucho amor por Carmela Serantes.

Hoy estoy contentísima de compartir contigo una bonita conversación con una de las emprendedoras de la Guía Slowear, un directorio lleno de mujeres emprendedoras que apuestan valientemente por llenar el mundo de alternativas de consumo responsable.

Carmela Serantes es una joven inquieta que un día emprendió el vuelo y llegó para llenar Barcelona con su luz y aportar su mirada sensible. En esta charla podéis conocerla y saber cómo se gesta un proyecto tan personal como su tienda online de marcas éticas y sostenibles, The Goood Shop, que comparte con Antonio Caparrelli y Laura Liedo.

Àngels: Tu origen es gallego ¿Qué te llevó a dejar tu tierra y venir a parar a Barcelona?

Carmela: Pues sí. Soy una gallega de una aldea muy bonita de Pontevedra. ¿Se nota la morriña? Como tantos otros gallegos, me vine principalmente para crecer profesionalmente. Yo estudié Publicidad y RRPP, las perspectivas laborales no me parecían muy buenas y tenía ganas de trabajar en las grandes agencias de publicidad de las que tanto me habían hablado en la carrera.

¿Qué es lo que más añoras y lo que más te gusta de la ciudad que te ahora te acoge? ¿Tienen algo en común?

De Galicia añoro mucho a mi familia y amigos. Por supuesto, también echo de menos la comida y, mucho más de lo que pensaba, la tranquilidad de la aldea y el lujo de vivir rodeada de naturaleza. Pero vivir en Barcelona me ha dado amigos increíbles, una vida cultural que me encanta y oportunidades de trabajo geniales, todo en una ciudad donde me puedo desplazar en bicicleta y andando a todas partes. Son dos universos que no tienen nada que ver y estoy muy contenta de haber conocido y vivido en los dos.

Como amante declarada de las bibliotecas y en un mundo saturado de historias, donde todos leemos y escribimos cada día en redes sociales ¿Qué lugar crees que ocupan los libros?

Un lugar mucho menos importante del que merecen, seguro. Yo sigo siendo mucho más fan de los libros que de las redes y, sin embargo, a veces me doy cuenta de que ya me cuesta más concentrarme y sumergirme en una gran novela. Sin embargo, como buena optimista empedernida que soy, creo que en algún momento nos saturaremos y volveremos a la desconexión y abstracción de los libros, con la que nunca podrán competir las redes sociales.

“Más que nunca, necesitamos a los libros para conseguir bajar el ritmo y hacer algo tan humano como pensar y dejar de estar siempre conectadas”.

¿Cómo se pasa de escribir a vender? Cuéntame cómo ha sido esa transición, si es que lo ha sido.

Esa transición ocurrió por primera vez cuando empecé a trabajar en una agencia de publicidad y la verdad es que fue bastante rara. Estaba acostumbrada a escribir de manera más artística e íntima y hacerlo para vender un producto, siguiendo un montón de parámetros se me hizo rarísimo.

The-Goood-Shop-katakkasu

Con The Goood Shop y con las buenas marcas la diferencia se ha vuelto a disipar. Contar las historias de buenas marcas y buenos productos es algo que hacía por afición mucho antes de comenzar este proyecto. Es algo que me emociona y en lo que creo. Más que escribir para vender es escribir para conseguir hacer realidad el mundo en el que me gustaría vivir.

¿Son el diseño y la publicidad importantes para la vida? ¿Y para las marcas?

¡Muchísimo! Tienen una repercusión enorme en la manera en la que compramos e incluso en la que nos comportamos. Para las marcas es fundamental. Si tu público no te conoce, no se enamora de tus productos y de tu historia, no te compra.

“Personalmente, me gustaría mucho que la publicidad fuera más sincera y menos artificiosa y que los consumidores fueran más reflexivos”.

¿Cómo seleccionas los productos para The Goood Shop?

En primer lugar, me tienen que enamorar con su diseño. En segundo lugar, me tengo que enamorar de su historia. Para mí, es el punto más importante. Busco marcas que quieren cambiar el mundo con sus proyectos, que creen en el comercio justo y están comprometidas medioambientalmente. Cuando escuchas a una emprendedora hablar de su marca sabes si ese compromiso es real o es una simple estrategia de marketing.

The Goood Shop collage

Suscribo totalmente tus palabras, Carmela. Ahora, quiero proponerte un juego. Me gustaría que me recomendaras 3 productos de la tienda para 3 personas que conozco y a las que me gustaría hacer un regalo estas Navidades.

Mi amiga Marta es muy muy friolera y le gusta mucho ver series arrebujada en su sofá. Marcos es un hípster sin remedio difícil de sorprender y Carola acaba de tener su segunda hija y disfruta de la crianza.

A Marta le regalaría la manta Earth de Teixidors o cualquiera de los productos de esta marca. Son productos infinitamente especiales ya que se hilan tejen y confeccionan artesanalmente en telares de madera por personas con discapacidad psíquica. El tejido es increíble, una combinación de seda, bambú y algodón. Los tintes utilizados son orgánicos. Su trazabilidad es transparente e impecable al 100%.

A Marcos le regalaría unos calcetines Calzefratelli largos. Tienen todo lo que un hipster necesita: el acabado y el 100% algodón de los calcetines clásicos de siempre y un dibujo friki en pixel art que ayuda a juntar el par. Por ahora tenemos tres diseños pero pronto tendremos más.

The Goood Shop collage regalos

A Carola le regalaría una prenda de Salvajitos para la hermana mayor, así algún día la podrá usar la hermana pequeña. Son prendas originales, hechas con muchísimo corazón en Madrid, en ediciones muy limitadas y con tejidos naturales orgánicos. Lo que me enamoró de esta marca es que, además, las prendas han sido diseñadas para que las niñas las puedan seguir utilizando a medida en que crecen. La mayor parte de ellas tienen dobladilllos y los vestidos quedan preciosos de blusas.

Por último, Carmela, tú eres una gran defensora del consumo responsable ¿Cómo explicarías este concepto y su tendencia creciente?

Me podría enrollar infinitamente hablando de consumo responsable pero voy a tratar de resumir lo que para mí es más importante.

“El consumo responsable es la toma de conciencia por parte de los consumidores del impacto social y ambiental de cada una de las prendas que compran”.

Es consumir menos pero hacerlo mejor, comprar productos que respetan al medio ambiente y a las personas, productos de alta calidad, hechos para durar y, sobre todo, productos que de verdad necesitamos, que de verdad nos gustan y que de verdad vamos a usar. El consumo responsable pasa necesariamente por una reducción de la cantidad de cosas y el ritmo al que consumimos.

Yo creo que el consumo responsable es una tendencia al alza ya que, además de ser una herramienta poderosísima para cambiar el mundo, es muchísimo más satisfactorio porque nos permite estar orgullosas de lo que compramos, vaciar nuestra vida de objetos superfluos que acabaremos tirando y decorarla con objetos valiosos que realmente nos gustan y harán nuestra vida más fácil y bonita.

 

Como Carmela, en The Slowear Project queremos que te sumes al movimiento por el consumo responsable. Nuestra mejor arma de construcción masiva. Pásate por nuestro directorio y conoce las alternativas del cambio en moda sostenible española.