Gemma y yo

Cuando, hace un par de años, en medio del maremágnum de internet en el que buceaba, descubrí Slow Fashion Spain, mi vida empezó a cambiar, aunque yo aún no lo sabía.

Mi mundo había ido girando hacia horizontes más personales y humanos en los que encontrar un sentido diferente a las cosas. El arte y la creatividad, que siempre me habían hecho latir, empezaron a querer expresarse a través de la costura, así que la moda y el vestir, tomaron sitio para llevarme hacia el mundo que quería ayudar a construir.
No recuerdo bien cómo, pero encontré que las palabras de Gema Gómez, fundadora en 2011 de la plataforma de moda sostenible, me resonaban muy adentro.

Empecé a ver todos los vídeos y entrevistas, a visitar su web y a profundizar más y más en aquel concepto que desconocía hasta entonces. Y seguía aprendiendo a coser (y sigo) y a ver todo aquello como un motor de mi propio cambio personal.

En un momento dado, tras suscribirme para no perder comba de todo aquel movimiento en el que me sentía implicada, me lancé a la formación. ¡Madre mía! ¡Cuánta información! ¿De verdad que todo eso estaba pasando? Aquello tenía que pregonarlo yo a los cuatro vientos, había que compartir el descubrimiento.

Así que emprendí el camino de un blog (El Mar de Aral, en homenaje al desastre ecológico provocado por el cultivo intensivo de algodón en Uzbequistán), en el que hacer oír mi voz, hablando o rebotando lo que me llegaba sobre otra manera de vestir y de hacer moda. Aunque no lo dejé crecer. Antes me pasaron muchas más cosas.

Conocí a Gema en Barcelona, y nuestra primera conversación fue un torrente de palabras y proyectos. Acabé la formación, haciéndola durar todo lo que pude para no abandonar el contacto con todo aquel conocimiento y con la gente, una comunidad real de personas con el mismo leit motiv, con la idea y el convencimiento de que aquello estaba convirtiéndose en algo vital para mí.

Y así ha sido, porque mis circunstancias personales lo han hecho posible.
Por eso ha nacido The Slowear Project, que pretende hacer realidad los aspectos de la moda sostenible en los que me encuentro más a mí misma, sin dejarme ninguno en el camino y ayudándome a crecer.

SFS logo

El proyecto de Gema Gómez, que dejó atrás su paso como diseñadora por grandes cadenas de moda e institutos de tendencias en París, pretende ayudar y empujar a las marcas y empresas que quieran construir una industria textil limpia.

Son los héroes que intentan diferenciarse del fast fashion o moda convencional, de ritmo trepidante, los que luchan incesantemente pero con ilusión porque creen en aportar valores sustanciales en un momento donde la economía no tiene otro camino que el de ralentizarse y hacerse a la medida de las personas.

Slow Fashion Spain, a partir de sus objetivos: formar y asesorar; difundir y dar visibilidad a quien emprende ese camino; y crear redes profesionales en este nuevo paradigma, ofrece la oportunidad de iniciar un cambio. Seas quien seas, consumidor, diseñador, gerente de una empresa, proveedor de tejidos… la ropa nos concierne a todos y todos tenemos un papel y podemos aportar nuestro granito para cambiar el sector de la moda. Esa es su visión y su apuesta.

Si eres consumidor, tal vez puedas encontrar inspiración práctica y teórica para hacerlo de forma más consciente. Si ya trabajas en moda obtendrás recursos e ideas para cambiar tu actividad desde dentro y si buscas formación, la mejor arma para combatir las dudas y la desinformación y llegar a incluír la sostenibilidad en tu actividad de manera real.

En sus Cursos, Networkings, jornadas y Conferencias, Slow Fashion Spain tiene el compromiso de mostrar las alternativas a la producción textil “fast fashion” y cambiarlas por maneras de producir sostenibles y rentables.

Esta plataforma es también un lugar de encuentro, como afirman algunos de los que han pasado por allí en algún momento. Un lugar donde crecer, pero también donde acercarse a descansar y coger fuerzas para seguir mejorando la industria de la moda porque, como Gema nos recuerda como un mantra cada día

¡Entre todos podemos!