ORGANIC COTTON COLOURS, algodón orgánico con color de Brasil.

10390350 806603182706739 3206895723983562191 n

Santi Mallorquí es un hombre con suerte. En Organic Cotton Colours ha encontrado la horma de su zapato. Se nota que es feliz y que el proyecto le llena.

Y lo digo porque tuve la suerte de conocerlo un poco mejor gracias a su generosa invitación para visitar parte de su proyecto, el pasado mes de mayo en Cataluña, encuentro del que daré más información próximamente.

Nos habíamos conocido en Biocultura Barcelona en 2013, donde ya me llamó la atención su producto y cómo lo promocionaba con pasión, como los empresarios natos. Y Santi lo es.

Santi posando

Santi Mallorquí en el showroom de Santa Cristina d’Aro

Pero hoy quiero mostrar este proyecto a quien no se lo haya encontrado aún por internet o ferias y eventos relacionados con el textil orgánico, a las que procura asistir sin falta.

La empresa tiene ya 25 años de historia desde que su fundador Àngel Sánchez trajera a Europa el algodón orgánico de colores. Conoció a Sally Fox, quien recuperó en EE.UU los colores verde y marrón, además del crudo, que ya las antiguas civilizaciones incas y mayas habían disfrutado y decidió compartir y difundir por el mundo los beneficios de una fibra que le ahorra a la naturaleza gran cantidad de pesticidas y tintes tóxicos.

Flor de algodón. Preciosa ¿verdad?

Empezaron atendiendo problemas de salud específicos como la dermatitis atópica o la sensibilidad química múltiple, pero desde hace algún tiempo también se han introducido en la moda sostenible con producto confeccionado y tejidos a metros, que venden incluso sin pedido mínimo.

Santi coge el relevo de Àngel, quien confiaba en su inquebrantable fe en el proyecto y afirmaba que con sus numerosas cualidades no sólo la empresa, sino que “el mundo saldrá ganando”. Desde luego, doy fe de que no exageraba. Tengo la misma sensación cuanto más lo conozco.

En la IV Jornada de Moda Sostenible del Museo del Traje de Madrid, organizada por Slow Fashion Spain tuvimos la suerte de que nos explicara a todos con serenidad, pero apasionadamente, cuál es su labor y la aportación de Organic Cotton Colours a la moda sostenible.

Una de las cosas que aprendí en la ponencia de Santi Mallorquí en Madrid es que para que se empiece a valorar la moda sostenible el producto ha de estar en el mercado. Aunque esto pueda parecer una tontería a mí me ha hecho pensar bastante, pues normalmente nos enseñan a crear producto desde la necesidad y creo entender de sus palabras otra opción posible: la importancia de ofrecer tejido de algodón orgánico al consumidor para que empiece a valorarlo y sólo si es así lo podrá adquirir.

En Organic Cotton Colours buscaron dónde hacer de su proyecto una realidad, y así poder conseguir la calidad deseada. Pero además querían provocar un impacto positivo en la zona de cultivo. Así que, tras descartar la India, donde se cultiva el 90 % de algodón orgánico, pero no de color, así que optaron por el norte de Brasil, que reunía las características para llevar a cabo su idea.


Esta zona tiene escaso desarrollo y allí han decidido impulsar un proyecto de economía circular de agricultura ecológica, con marcado carácter social. Los 450 agricultores son los dueños de las tierras en las que, además de algodón orgánico, se dedican a 4 tipos de cultivo de subsistencia donde plantan semillas de alimentos básicos que utilizan para consumo propio, pero cuyo excedente de producción comercializan directamente. Del campesino el producto pasa directamente a la marca en una relación que no suele ser habitual. Es un proceso sin intermediarios ni explotación.

Y todos ganan.

Entre las razones de peso para justificar y garantizar que es un tipo de agricultura ecológica están, por ejemplo, que utilizan semillas sin ingeniería genética, es decir, libres de transgénicos, lo que afectaría a la biodiversidad del entorno; el riego es sólo con agua de lluvia, lo que hacen que produzcan dos variedades de algodón muy resistente, que necesita poca agua y además del lavado ya no aplican otros procesos húmedos; se utiliza tracción animal y un cultivo biodinámico.

Así que han creado una certificación propia, el OCC Guarantee, que informa al consumidor que los tejidos e hilados de los productos Organic Cotton Colours provienen de este ingente trabajo  donde importa cómo se produce. Por supuesto tienen también la certificación GOTS en toda la cadena de producción.

Además de la posibilidad de hacer pedidos de tejido desde 1 metro, realizan manufactura propia y para marcas, a medida desde 200 unidades tanto en género de punto como en rizo, felpa, calado… venden colchones artesanales y ropa de hogar, así como productos para el cuidado de la ropa y muebles expositores para tiendas. Podéis encontrar el catálogo completo en su web y tienda.

Aquí puedes ver el  video de la ponencia de Santi Mallorquí en la IV Jornada Moda Sostenible del Museo del Traje, organizada por Slow Fashion Spain en Madrid.

Otro día hablaré de nuestra visita a Filats Gonfaus, la fábrica de hilados que visitamos invitados por Santi Mallorquí a finales de mayo de 2015 y que fue un auténtico privilegio y una jornada muy agradable e interesante.

Con toda esta información ¿Te quedan dudas sobre el algodón orgánico? ¿Te decides ya a probar este maravilloso tejido? Desde aquí os invito a dejar algún comentario y lo hablamos.

Si te ha gustado el contenido de este artículo me puedes ayudar a difundirlo compartiéndolo en tus redes. Y si quieres ser el primero en recibir el próximo artículo ¡suscríbete a la newsletter!

 

2019-04-02T11:05:55+02:00

Leave A Comment

https://youjizz.center a big hard welcome to the dormitory liana.