Operacion armario slowear

Es el momento de hacer el cambio de ropa en nuestros armarios. Te proponemos la Operación Armario Slowear para que consigas tener un armario cápsula que te ayude a ahorrar tiempo cada día, contribuya a una forma de vestir más sostenible y saque a relucir tu estilo y personalidad.

Ha llegado el cambio de estación, aunque en teoría aún queden unos días para que sea oficial, y el calor empieza a apretar. Se vislumbra ya la hora de hacer cambios en nuestros armarios para dar paso a los pantalones cortos, camisetas, blusas, vestidos, sandalias, chanclas, bañadores, etc.Normalmente, en este punto a tod@s nos entra una cierta pereza… porque ¡hay que ver la de prendas de ropa que acumulamos! Y es que a quien no le suenan estos argumentos: “esto lo guardo por si tengo que mudarme”, “esto por si engordo o adelgazo”, “esto por si se vuelve a poner de moda”, etcétera etcétera.

Hoy queremos proponerte unos consejos muy sencillos para hacer este cambio de armario y dejar lo más imprescindible para empezar la temporada estival haciendo uso de ese gran dicho que dice “menos es más”. Nos encanta el Proyecto 333 de Valentina Thörner, quien propone el reto de escoger 33 prendas de ropa para los próximos tres meses y lo demás guardarlo en cajas o darles una segunda vida a través de la donación, reciclaje, etc. Aquí van algunos pasos para ponerlo en práctica y experimentar como es vivir con menos:

1. Empieza sacando toda la ropa que tengas en tu armario, ponla encima de la cama y ordénala a en 4 montones:

  • Ropa que te pones habitualmente. Estas prendas vuelven al armario.
  • Ropa que te pones de vez en cuando (una o dos veces al mes). Seguramente son prendas que te gustan o te sientan bien pero que por determinados aspectos no las utilizan de normal, esto suele ocurrir con prendas que son más de vestir. Es aconsejable dejarlas apartadas y entrar a valorarlas más adelante.
  • Ropa que no te sueles poner pero que no te atreves a tirar porque aún te sigue gustando o tiene algún valor sentimental para ti. Puedes guardarlas en una caja y ver si en 3 o 4 meses las necesitas o no. Si la respuesta es no, probablemente la mejor idea sería deshacerte de ellas donándolas, llevándolas a una tienda de segunda mano, regalándolas a alguien conocido, etc.
  • Ropa que no te pones nunca, que no te gusta, no te va bien o está un poco vieja. En este caso directamente haz una caja con todas ellas y busca una opción lo más sostenible posible para buscarles una segunda vida como las que hemos comentado en el punto anterior, por ejemplo.

2. Coge el montón de ropa que usas habitualmente y las prendas que has apartado y que te pones de vez en cuando. Siguiendo las directrices del Proyecto 333, te proponemos que selecciones 33 de esas prendas que crees te van a servir para vestirte durante toda la época estival. En estas 33 prendas puedes incluir alguna chaqueta, zapatos y complementos como bolsos o fulares. No se incluyen la ropa íntima, los trajes de baño, la ropa deportiva o los pijamas.

Aunque a primera vista parece que es muy poca cantidad de ropa, es un ejercicio muy revelador descubrir que cuanto menos se tiene más partido se le saca a cada prenda, buscando diferentes combinaciones posibles entre ellas, y menos tiempo se pierde cada mañana pensando en qué ponerse. Por no hablar del espacio que se gana en el armario y la facilidad para encontrar cada prenda.

 

armario capsula - proyecto 333

 

No te deshagas del resto de prendas que se quedan fuera de la selección de las 33, puedes ponerlas en la caja junto a las prendas que no te atreves a tirar porque aún te gustan o tienen un valor sentimental para ti. Pasados unos meses, cuando vuelvas a valorar el contenido de esa caja, ya decidirás si merece la pena rescatar algo o es mejor pensar en darles una segunda vida.

3. Con esas 33 prendas seleccionadas, extiéndelas en la cama y empieza a crear diferentes combinaciones posibles. Pruébatelas y apunta en un papel los diferentes looks que puedes crear con ellas para acordarte bien cuando tengas que vestirte las primeras veces. Un consejo útil es pegarse esa hoja en la parte interna de la puerta del armario para recordar bien los diferentes looks.

4. Intenta no comprar o comprar menos ropa durante la temporada  (recuerda que si compras una prenda de ropa deberás seleccionar otra que ya esté en el armario para guardar a parte y así seguir manteniendo el número prendas en 33) y repite el mismo funcionamiento cada cambio de estación para desintoxicar tu armario y acostumbrarte a disponer de solo lo necesario para vestir.

La realidad es que si consigues seguir el principio de las 33 prendas, reutilizando y combinando determinadas prendas como camisetas básicas, pantalones, fulares, etc. en varias temporadas, descubrirás que con mucha menos ropa es posible vestirse durante todo el año y, sobre todo, vestirse bien. La clave está en el gusto y la creatividad que se tenga a la hora de seleccionar las combinaciones posibles y tu propio estilo, que sin duda, siguiendo el proyecto 333 podrás marcar mucho más.

¿Qué te parece el reto que propone el Proyecto 333? ¿Te atreves a dar el paso y crear tu propio armario cápsula?

#vivelamodasostenible

 

armario capsula - operacion slowear