ohhio-super-chunky-knits-anna-marinenko

Las fibras naturales, biodegradables y renovables que mejor aíslan del frío, son lo mejor para pasar los días más fríos del año. 

Pero también puedes dejarte abrazar por prendas upcycling o divertirte creando complementos DIY.

¿Quieres conocer las mejores alternativas para combatir el frío que estamos viviendo estos días? Toma buena nota.

La lana, el producto estrella

Nos regala confortabilidad y salud: regula la temperatura y la humedad, permitiendo una perfecta transpiración; no retiene olores; aísla (es ideal para prendas deportivas); tiene propiedades antiestáticas, antibacterianas (por lo que necesita menos lavados) e ignífugas.

Otra fantástica característica es su elasticidad. Su fibra se puede doblar hasta 20.000 veces sin que se rompa, por eso, las prendas de calidad de este material cuidadas como merecen nos pueden durar muchos, muchos años.

La más habitual es la de oveja, que recorre su generoso camino del prado hasta nosotros  convirtiendo su viaje trashumante en una lección de biodiversidad y ecología.

DSC_0056

Imagen cedida por dlana*

Entre los proyectos que eligen este fantástico material, se encuentra Feltai, la marca que comercializa los productos de la asociación Reddelana, desde Asturias.

El proyecto nació hace cinco años con una idea: que la lana asturiana volviera a ser parte de la historia y su objetivo es la recuperación de la lana de oveja xalda autóctona, de granjas que no se dedican a la explotación de lana. “Hay un respeto por el animal, que no está expuesto a prácticas inhumanas como está ocurriendo con la lana merina australiana”, nos cuenta Inés Heredia.

“Nos dedicamos a la gestión y posterior transformación de la fibra de manera sostenible en un producto saludable y respetuoso con el medio ambiente que siga las líneas del comercio justo”, comenta Inés, “queremos producir lana ecológica, para que los artistas y artesanos tengan un material de trazabilidad transparente y desarrollamos también artículos de fieltro, enfocados a la moda sostenible y a la salud, de marca asturiana, que comercializamos bajo el nombre de Feltai”. La fundadora de RedDeLana considera su trabajo como “una carrera de fondo, de voluntades y de mucha ilusión”.

Buscan crear trabajo en red y crecer mediante el apoyo mutuo y la formación continua.

Los objetivos que Inés Heredia define son “dar nuevos impulsos a las zonas rurales de Asturias, fomentando el empleo de mujeres en riesgo de exclusión principalmente en las zonas rurales, haciendo que participen en los procesos de transformación o creación de productos de lana y de esta manera se dé apoyo a la conciliación familiar en estas áreas de Asturias”.

Al preguntar a Inés sobre el panorama de la lana con criterios de sostenibilidad se muestra esperanzada pero consciente del trabajo y del compromiso que tienen quienes apuestan por este camino, con el ingrediente principal de la ilusión de amar lo que hacen. “Podemos crear un paisaje nuevo en España, incorporando cáñamo, lino o poniendo en uso espacios públicos y de encuentro como los lavaderos en Asturias o haciendo que la oveja xalda recupere su presencia en estas tierras”.

100_7575

patucos de lana de Feltai

Feltai* pertenece al Programa de Emprendimiento Social de ”La Caixa” y el pasado mes de octubre ha recibido el Primer Premio de Ecoemprendedores Biocultura-Ecove.

Otros proyectos que trabajan en España con lana de calidad y que os recomendamos con los ojos cerrados son dLana y Xisqueta, proyectos de gran valor medioambiental y social, o MIIRA* y Filantropic, diseño contemporáneo español.

Lana regenerada, la más ecológica.

Las prendas de lana en desuso pueden ser convertidas, de nuevo en hilados, que servirán para tejer o tricotar de nuevo. Es lo que se llama lana regenerada. Como se recicla a partir del triturado, las fibras son más cortas y eso puede hacer que sean menos resistentes. Por este motivo se suele mezclar con lana nueva u otros materiales.

Algunas marcas que la utilizan en sus diseños son Elisa Muresan, Iaios y Marcelinus.

Jersey de IAIOS

Alpaca

Es una materia que procede de los animales con el mismo nombre, un camélido de origen andino, al igual que la vicuña, y cuya cría no provocan desertificación en los terrenos peruanos en los que pastan, conservándose el equilibrio medioambiental de esta zona

Puede tener hasta veintidós colores naturales. Los tejidos más apreciados son los que provienen de la primera “poda” y se denomina baby alpaca.

Hace tiempo que llegó a Europa, pero también se cría en el norte de España. Existen dos granjas en Cantabria que trabajan conjuntamente en el desarrollo comercial de sus productos, bajo el nombre de Trax Productos.

Otra marca que, además, cuenta con la certificación FAIRTRADE es ALLPAQA®. Su objetivo es ofrecer productos de la más alta calidad a sus clientes garantizando la sostenibilidad y los principios del comercio justo, priorizando y velando por que los trabajadores y productores reciban un salario justo y tengan unas condiciones laborales dignas, contrariamente a la política empresarial de “brazos baratos” que privan al trabajador de derechos laborales y rechazando cualquier forma de explotación infantil, promoviendo la igualdad entre hombres y mujeres y así mismo estableciendo una relación comercial respetuosa, de igual a igual, sin ánimo de explotación o especulación. Estos principios los aplican a todos los procesos, tanto de fabricación, distribución y comercialización, de responsabilidad directa o indirecta.

Fulares de Allpaqa, teñidos con tintes ecológicos.

¿Angora? No, gracias.

Un pelo de origen animal, con fama de ser el más suave y confortable, está en entredicho a partir de la polémica campaña de PETA, la organización internacional en defensa de los animales y contra el maltrato. Es la lana de angora.

Procede de una especie de conejos con el mismo nombre (no confundir con la lana de las cabras de la misma denominación) y cuyo pelo ha sido utilizado en moda durante décadas, por su delicado aspecto. En la actualidad hay infinidad de conocidas marcas que se han desmarcado de la lista de las que trabajan con este material, a partir de los videos que se hicieron virales para dar a conocer las terribles condiciones en las que se extrae de los conejos. Puedes ampliar la información en este post de Slow Fashion Next donde lo explica con detalle y están los enlaces a la campaña.

Un poco de Upcycling   

Irema* y Anuscas Family* son especialistas en crear prendas muy especiales a partir de otras ya existentes. Su altísimo nivel de creatividad y calidad en la confección te asegura disfrutar y sentirte única con sus productos. Encuentra sus ponchos y bufandas entrando en sus correspondientes tiendas online.

collage

Opciones DIY

Tú también puedes crear tus propias prendas reutilizando otras. Aquí tienes muy originales y complementos que no te costarán ni un euro.

Me encanta los tutoriales que nos proponen  Feathering my nest y 2ndfunniestthing para aprovechar jerséis que ya no nos quedan bien. Tan fácil que ¡no podrás resisitirte a intentarlo!

collage2

 

Después de conocer estas alternativas sostenibles, naturales y muy calentitas ¿Con cuál te quedas?

Abrígate bien y cuéntanoslo en los comentarios.

 

*= Estas marcas pertenecen a la Guía Slowear.

Imagen portada: Diseño de Anna Marinenko para Ohhio.