Miguel Adrover

Miguel Adrover, l’enfant terrible de la moda española y pionero en esta técnica de slowfashion, es reconocido con el Premio Nacional de Moda 2018.

La historia de Miguel Adrover es tan rocambolesca que merecería un libro de ficción.

Hoy quiero homenajear la trayectoria de este diseñador mallorquín, que supuso una revolución en el mundo de la moda y que ha estado oculta a nuestros ojos y oídos. Pero todo lo bueno, al final, emerge y el reconocimiento que el Ministerio de Cultura y Deporte del Gobierno de España le ha otorgado concediéndole el Premio Nacional de Moda 2018, es un ejemplo a aplaudir.

Empiezo amplificando su voz. Sonriente, con su característica melena, dijo estas palabras emocionadas, que podrían tomarse como un sintético manifiesto, en la que fue su vuelta a las pasarelas en 2012.

“Yo busco compartir y construir. También reinterpretar. Me inventé customizar como lenguaje, es otro nivel que va más allá de reciclar”

En la imagen de portada hemos compuesto un collage con imágenes que sintetizan la vida del diseñador y recoge sus intereses vitales: Mallorca, Nueva York, el mar, los desfiles, y su sonrisa relajada en los buenos momentos.

Vida y personalidad únicas

Cuando alguien despunta en su infancia con una personalidad arrolladora, como la de Miguel, la vida le lleva de la mano y los caminos que transitan juntos, no tienen nada de convencional.

A los 11 años, ya recolectaba almendras en la granja familiar en vez de ir al colegio y sólo dos años más tarde, escapó al Londres del punk y del underground, donde contactó por primera vez con la cultura y la moda, a través de los grupos que escuchaba en los locales nocturnos. Al regresar a Calonge, su pueblo natal, Miguel ya se había convertido en un hombre que declaraba su libertad y sus ganas de vivir intensamente, plantándose al poco tiempo en Nueva York para conseguirlo. De conserje a limpiacristales, se ganó la vida como pudo. A Miguel no le importaba otra cosa que estar donde se cocía todo. 

En el sótano donde malvivía empezó a reciclar prendas de forma tan creativa que consiguió colarse en el mundo de la moda neoyorkina.

Sus conceptos e ideas vanguardistas se veían como una aportación magnífica y se convirtió en un fenómeno de la moda.

Out of My Mind

Diseños de la última colección de Miguel Adrover

Pisando fuerte

El talento y la fuerza de Miguel Adrover se refleja ya en los albores de su trayectoria. En 1995, abre una tienda de culto junto al sastre Horn, en el East Village donde se venden tanto sus camisetas como los primeros trabajos de diseñadores nuevos y experimentales, como el jovencísimo Alexander McQueen. Pero a los pocos años cierran la tienda para centrarse en el diseño de moda femenina.

Sus primeras colecciones ven la luz en 1999 y 2000 y son altamente elogiadas por la crítica. A la revista Vogue, cuya editora Anna Vintour quedó fascinada con Adrover, no le queda más remedio que financiarlo cuando las prendas de Adrover desaparecen misteriosamente de las oficinas de la revista. Pero lo que le valió su reputación como artista entre los diseñadores fue la deconstrucción de la chaqueta Burberry .

Los temas que expresa en sus diseños ya pisan fuerte: crítica feroz a la dictadura de los logos de Luis Vuiton, su visión multicultural y temas de opresión política.

En 2000 Adrover asciende al estrellato de la moda. Recibe el apoyo financiero de Pegasus Apparel Group para su producción y se le otorgan dos importantes reconocimientos, el premio Perry Ellis – El Óscar de la Moda- al mejor nuevo diseñador, y es nominado a mejor diseñador vanguardista en los premios Vogue Fashion.

Polémica, declive y moda ecológica

En 2001 presenta dos colecciones, una en febrero, inspirada en Egipto y otra en septiembre, bautizada como Utopía, una historia inspirada en la mezcla de muchas culturas y lugares de todo el mundo, que además se basaba en la realidad social de los países islámicos. Algunos críticos la encontraron demasiado literal y casi un homenaje a los talibanes. A esto se sumó la coincidencia de la colección de reminiscencias árabes con los atentados del 11 de septiembre y la quiebra de la empresa Pegasus. A partir de ahí, los consumidores abandonaron a Adrover y sus diseños. Y empezó el declive.

Compagina en adelante, épocas creativas con otras personales muy variopintas, en las que, por ejemplo, se ganará la en Egipto paseando turistas con un carro y un caballo, o reabrirá el bar  de su abuelo en Mallorca.

Después trabajó como director creativo de la marca ecológica Hess Nature durante siete años.

En el video que sigue a continuación, puedes ver la que fue su última colección, Out of my mind, presentada en mismo espacio que la primera, el teatro latino del Lower East Side de Nueva York. Adrover explicaba su propuesta conceptual:

“He estado pensando en un avión que vuela sobre el Amazonas, cargando un equipaje que cae. Los indios yanomami lo encuentran pero no saben cómo usarlo. ¿Cómo ver la ropa desde una perspectiva que desconozca el sentido o lo que representa? Si estuviesen condenados a reinventarse con lo que tuviesen, se vestirían de Adrover, haciendo una falda de una chaqueta, unos zapatos de un par de guantes, o convirtiendo un chubasquero en capa”

MIGUEL ADROVER // OUT OF MY MIND from Jenny Bräuer on Vimeo.

El reciclaje y la crítica social elevados a Diseño con mayúsculas

Adrover y Marc Jacobs son considerados los diseñadores pioneros en el uso del 2ª mano en la moda, cuestionando de esta manera la autenticidad de la creación, trabajando sobre un tejido o prenda terminada para diferenciarse de las producciones en serie y la industrialización de la moda. El principio de la customización, piezas únicas, irrepetibles, con personalidad propia e historias adscritas, el DIY o Hazlo tú mismo, con connotaciones artísticas al firmar una etiqueta, son trazos que le caracterizan.

El diseñador mallorquín es único. Su forma de observar el mundo, a través de sus viajes; su personalidad e interpretación de la vida cotidiana ha inspirado colecciones de moda temáticas en las que juega con lo incómodo y lo políticamente incorrecto desde su visión marginal, tanto de posición como de exclusión cultural.

Reflexiona sobre el uso moderno del vestir, cuestiona las codificaciones, habla de los límites y fronteras, condena lo subjetivo de clase y la distinción. Miguel Adrover se declara en contra de la moda elitista, a la que sólo tienen acceso unos pocos privilegiados.

El triunfo del antihéroe

El diseñador mallorquín es un auténtico rey del slowfashion. En su sello personal de diseño se incluyen elementos como la simplicidad, la sastrería, la artesanía, la atemporalidad y los lenguajes multiculturales, además del reciclaje de las prendas.

Actualmente se expresa a través de la pintura y la fotografía y participará en la Bienal de Vancouver con una instalación para concienciar sobre el problema de los plásticos.

El Premio Nacional de Moda en España es una distinción honorífica que seguramente el diseñador no hubiera podido soñar hace tiempo. Su enorme talento, su lucha y su energía única para conducir, aún con estrafalarios baches, una carrera en moda como la suya, que no encaja en el establishment convencional, ha resisitido y ha conseguido finalmente subir al pódio de los grandes.

Desde aquí nuestro reconocimiento al gran trabajo y nuestra enhorabuena, Miguel Adrover. Ahora ya, el Maestro.