industrial textil transparente

La transparencia posibilita a marcas y vendedores conocer a fondo la cadena de suministro, comprometerse con sus proveedores y mejorar los impactos medioambientales y sociales asociados a la elaboración de sus productos.

Sólo a través de conocer esas realidades es como se puede promover un cambio de forma efectiva. La moda es una red global, con millones de personas involucradas en la producción de ropa.
Desde el cultivo del algodón, la creación del tejido, el tinte para darle color y la costura de la tela para obtener la prenda final, cada etapa en esta larga cadena de producción está formada por diferentes grupos de personas, a menudo situados en diferentes regiones o incluso países.

Uniendo fuerzas

Dado que muchas empresas tienen cientos de diferentes productos en el mercado a la vez, millones de personas van a estar muy probablemente involucradas en la creación de los mismos.

Mientras que la moda tiene el impacto positivo de crear trabajo a muchas personas, el reto es asegurarse de que la vida de estos trabajadores está protegida, en ocasiones incluso por encima de los estándares aceptados en ese país, y que el contexto en el que esos materiales son extraídos y procesados no se vean negativamente afectados por estas actividades.

Así pues, para alcanzar la transparencia, las marcas y los vendedores necesitan conocer el trabajo que hay detrás, descubriendo qué se encuentra en cada nivel de la cadena de suministro, haciendo un seguimiento de las empresas y las personas que han contribuido a crear los componentes de sus productos.

 

Para alcanzar la transparencia, las marcas y los vendedores necesitan conocer el trabajo que hay detrás, descubriendo la realidad existente en cada nivel de la cadena de suministro.

 

En Made-By lideran proyectos con marcas para descubrir lo que hay en las cadenas de suministro de sus productos. Para que estos proyectos sean efectivos, sin embargo, deben empezar construyendo un clima de confianza, comprometiéndose las marcas y los vendedores a no saltar sobre sus proveedores para conseguir mejores acuerdos comerciales, sino que realmente van a hacer intentos honestos para descubrir quién y cómo fueron hechas sus prendas.

(MODE Tracker: Es una aplicación creada por Made-By para facilitar a las empresas este proceso para lograr transparencia en la cadena de suministro.)

Made-By ha tenido algunos éxitos en estos proyectos, encontrando vías para disminuir los impactos negativos de forma rápida, conectando a las marcas con los trabajadores, quienes no hubieran sido capaces de contarles sus historias de otra forma y construir así completas imágenes de sus cadenas de suministro y los riesgos asociados.

El poder de la colaboración

Sin tener la visibilidad de estos proveedores, las marcas son muy a menudo incapaces de apoyar reducciones de impacto en la cadena de suministro.

Sin embargo, una vez la visibilidad está establecida, desde Made-By han visto reducciones de impacto de diferentes dimensiones, desde nuevas inversiones en maquinaria hasta simplemente añadir boquillas en las mangueras para ahorrar recursos.

La industria de la moda está, cada vez más, empezando a reconocer el poder de la colaboración para enfrentarse de forma conjunta a complejos problemas de sostenibilidad. Compartir información y trabajar unidos hacia la creación de una mapa conjunto de actividades dirigido a las cadenas de suministro no sólo ahorra tiempo y costes sino que además disminuye el trabajo repetitivo y anima a los proveedores a sumarse a trabajar en esta dirección, haciéndolos así partícipes del cambio.

 

La industria de la moda está entendiendo cada vez más el poder de la colaboración.

 

Así, poco a poco la transparencia está convirtiéndose en un factor clave a la hora de contratar a los proveedores y es discutido por los equipos comerciales y de sostenibilidad de las empresas. Aunque, hay que ser consciente de que un cambio rápido en la industria global no ocurrirá de un día para otro. En lugar de ello, debemos celebrar los cambios de aquellas empresas que sí están empezando ya a interactuar con sus cadenas de suministro y comparten abiertamente con el mundo sus hallazgos, ya sean positivos o negativos.

La necesidad de las marcas y los vendedores de sumarse a la transparencia es algo que va a continuar en aumento año tras año, tanto por una presión cada vez mayor por parte de los grupos sociales, como por la propia legislación o los mismos intereses de los consumidores que van a ir demandándola poco a poco. Por ello, podemos decir que la sostenibilidad se está moviendo ya mucho más allá de ser un mero ejercicio de caridad, para convertirse en algo de vital importancia para el desarrollo de cualquier actividad empresarial.

Fuente del artículo: ecouterre.com

¿Conoces a alguna empresa que esté haciendo un esfuerzo para lograr mayor transparencia con sus proveedores? Compártelo con nosotras.  #vivelamodasostenible