Activismo-Slowear-Project-yoann-boyer

El activismo ha evolucionado tanto que hoy podemos practicarlo casi sin darnos cuenta.  Pero ¿Se puede hacer también a través de la moda?

Apoyar causas grandes o pequeñas pero importantes está hoy al alcance de cualquiera.

Seguramente tengas un perfil abierto en redes sociales o un canal de mensajería telefónica. Es posible que ambas cosas. Además, utilizas el correo electrónico con tus conocidos, familiares, clientes, etc y recibes a través de tu bandeja de correo noticias de empresas o asuntos que son de tu interés ¿Me equivoco?

Es también muy probable que, como a mí, te hayan llegado peticiones para que firmes una determinada campaña de apoyo a una o varias causas a las que eres sensible. Todavía existen y funcionan otros medios más directos, como el de abordarnos a pie de calle en el centro de la ciudad o recibir publicidad en el buzón de casa. Si nos afecta en primera persona alguna enfermedad o injusticia ello nos obliga a ser víctimas y activistas a la vez. También es habitual conocer ciertas problemáticas en eventos a los que asistimos o a través de un amigo conocido o familiar.

El activismo está presente en nuestras vidas y las herramientas para poder ejercerlo nos caben en el bolsillo.

Vestir es vivir

Entre la infinidad de valores que merecen atención y compromiso destacan algunos que están presentes en las prendas de ropa o los complementos que usamos en nuestra vida cotidiana.

Hay una frase que me gusta mucho porque define una de las características que más me gusta en la ropa y que, a mi parecer, hace que se convierta en un arma de construcción masiva de extraordinario poder:

“El ser humano es el único animal que cambia de piel cada día”.

SlowearProject-activismo

¿Qué encierra esta frase? Varias cosas, a mi parecer, muy importantes.

  1. El vestir es una necesidad humana universalSin llegar a darle la importancia que a la alimentación, le va a la zaga. El abrigo es una necesidad por motivos climatológicos, culturales, sociales. A partir de ahí, podemos abrir debate.
  2. Vestirse es algo cotidiano, forma parte de nuestras rutinasTodos lo hacemos cada día, aunque repitamos look.
  3. Las prendas están en contacto directo con nuestra pielEllo implica relación con la salud. No es lo mismo ponerse un material que otro, ni que este teñido con químicos tóxicos o inocuos.
  4. Los productos de moda son variadosNo hay una única forma de vestir. La moda tiene una gran cantidad de formas, colores, texturas, aunque las propuestas que nos llegan no son infinitas, porque se imponen desde fuera. ¿Cómo sería tu ropa si puedieras diseñarla tú, según tus gustos? Ahí lo dejo.
  5. La moda es un hecho cultural que nos define y expresa quiénes somosA través de las prendas y complementos podemos estar comunicando una zona geográfica o una clase social, aunque por desgracia, la moda también puede tener efectos contrarios como la uniformización o el fenómeno de la apropiación cultural. Hablamos de ello en este post.
  6. Vestirse hoy en día es algo que entiende todo el mundo. Podríamos decir que es un lenguaje, un código fácil de descifrar y que no necesita traducción. Cualquiera puede vestirse. No hacen falta conocimientos específicos, aunque de manera implícita solemos adecuar nuestra vestimenta a la cultura en la que habitamos, el clima, la sociedad, etc.
  7. La ropa es algo asequibleAunque pueda haber distintas maneras en que llegue a nosotros. Podemos adquirirla, alquilarla, hacerla nosotros mismos, encargarla, prestarla, intercambiarla…

Las causas que podemos defender a través de la moda

Póster de la campaña de 2018 de Fashion Revolution

Cualquier prenda nos cuenta muchas cosas, si nos ponemos a escucharla.

Nos habla sobre su origen, y por tanto, sobre las condiciones en las que ha sido realizada. No es lo mismo teñir un tejido en determinada parte de China que en Europa. Las leyes no son iguales a la hora de contaminar, por ejemplo. Conocer el país de producción nos da también idea del nivel de cumplimiento de derechos humanos en general, y particularmente, de cómo puede ser la seguridad laboral de los trabajadores, o si existe el derecho a sindicarse o a hacer huelga. Los salarios, en mucho casos, no llegan a la dignidad y la justicia, aunque sean el mínimo para habitar en aquella zona.

Si rechazamos vestir prendas de fast fashion fabricadas en determinados lugares, estaremos dejando de apoyar esta forma de producir.

Conocer la composición nos habla del nivel de sostenibilidad, del origen vegetal, animal o sintético de la materia prima. El tipo de tintes es importante también para saber la toxicidad que puede implicar sobre nuestra piel. Hay colores como el negro que contienen metales pesados. Si no proceden de tintas certificadas como no peligrosas, correremos riesgos en nuestra salud. Para evitar los productos nocivos que se usan en la curtición de la piel de los complementos, se empieza a cambiar por otros materiales de origen vegetal, como la fibra de piña.

Los consumidores veganos o animalistas constituyen un mercado en crecimiento. 

Grandes campañas para grandes causas

Para finalizar, quiero insistir en nombrar las campañas imprescindibles que no puedes dejar de apoyar, si te importa la moda. Ya hemos hablado de ellas, siempre que ha venido a cuento.

Detox de Greenpeace

Greenpeace lanzó su campaña Detox My Fashion en julio de 2011 para pedir a la industria textil que asumiera urgentemente la responsabilidad de su contribución a la contaminación tóxica. Las marcas de moda pueden jugar un papel importante en la transformación del sector debido a la influencia que tienen en los proveedores y las tendencias. Esto ya está sucediendo en Italia, donde se cuenta con 42 compañías que trabajan juntas para Detox.

En nuestro blog encontrarás varios post sobre los tóxicos textiles. Encuéntralos en este enlace.

Ropa Limpia

Esta organización es muy activa en la lucha por los derechos sociales y laborales de las personas que trabajan en la industria textil y de calzado en el mundo.

Desarrolla su trabajo en 5 áreas: libertad de asociación, salarios dignos, seguridad y salud, transparencia, Cambia tus zapatos (campaña).

En su web encontramos testimonios como éste, de Shahabuddin (Bangladesh): “Mi familia vive en el pueblo. He estado trabajando aquí durante 12 años. Una vez mi esposa vino a ver dónde trabajo. Desde ese día llora cada vez que voy a visitarlos.”

Fashion Revolution

Ha marcado un antes y un después en la industria en los últimos tiempos. Surgió a raíz del derrumbe del edificio de talleres textiles Rana Plaza en Bangladesh, en 2013, en el que perecieron más de 1100 personas y quedaron heridas más de 2000. La mayoría eran mujeres que cosían prendas para marcas muy conocidas, algunas de ellas españolas.

Fue fundada por las diseñadoras Orsola de Castro y Carry Sommers. Esta semana se cumplen 5 años de la catástrofe y hay eventos en todo el mundo que lo recuerdan para construir una industria más transparente y humana. Lanzan la siguiente pregunta a las marcas: ¿Quien hizo mi ropa?

Puedes conocerla mejor aquí.

¿Eres activa? ¿Utilizas la moda para visibilizar o promover un material, uso, forma de producir o poner en valor algo o alguien que vale la pena defender? ¿Qué cuenta la moda que llevas puesta?

Esperemos que te animes a apoyar con tu ropa la causa que creas que lo merece. No dejes de contármelo en los comentarios.

* Imagen portada: Yoann Boyer, by Unsplash.