Mujer

Hoy celebramos el día de las mujeres. Es un día para decir basta. Para hacernos fuertes. Para estar juntas y sentirnos poderosas.

Ya es día 8 de marzo de 2018 y se me amontonan las ideas que me gustaría expresar. Tengo mucho que decir, pero no será ahora.

Lo que quiero es recordar cómo lo he vivido en los últimos años, revivir esa sororidad.

Hace un tiempo, un grupo de mujeres unidas por la afición a la costura e impulsadas por The Slowear Project nos reuníamos de vez en cuando, en unos encuentros llamados Costura Inquieta. Éramos mujeres corrientes, pero nos expresamos a través de nuestra creatividad y de nuestras manos. Tejimos una red entre nosotras y fantaseábamos con la idea de que se extendiera por todas partes para intentar con hilos y agujas cambiarle el vestido al mundo.

El día de la mujer de 2015 salimos a manifestarnos con una pancarta muy especial hecha con nuestras propias manos. Antes, hicimos la lectura de un manifiesto.

EL MANIFIESTO DE LA MUJER CREATIVA

“Porque NO nos gusta que en la segunda década del siglo XXI  todavía señalemos un día en el calendario para llamar la atención sobre la desigualdad de género.

El sistema econòmico que se desmorona ante nuestros ojos hunde sus raíces en pilares como el capitalismo y el patriarcado que nos parecen injustos y obsoletos. No va con nosotras. No nos sirve. No nos  hace mejores. No integra las diferencias, sino que perpetúa las desigualdades.

Y en la actual situación de crisis, las mujeres, que siempre lo han tenido difícil, lo tienen aún peor.

A los recortes en recursos se suma la pérdida de derechos laborales y sociales.

El llamado “mundo laboral” no favorece la conciliación familiar, más bien todo lo contrario. Una vez más todo queda en buenas intenciones que no se apoyan en acciones eficaces para conseguirlo.

Por todo ello, queremos solidarizarnos con las mujeres del mundo, de todas las edades, razas y condiciones pero especialmente con las que tienen menos oportunidades,  las que tienen un presente y un futuro más complicado.

Todavía queda mucha tela que cortar. Queremos denunciar que las mujeres son hoy en día, junto con los niños, el colectivo que sufre mayor explotación en todo el mundo, entre otros, en el campo de la industria textil. En el origen de la conmemoración de hoy está precisamente el hecho desgraciado de la muerte de 123 costureras de la factoría de camisas Triangle de Nueva York, en marzo de 1911, que se encerraron para exigir un trato digno como trabajadoras y no pudieron escapar en el momento del incendio puesto que los responsables de la fábrica habían cerrado con llave puertas, escaleras y salidas para reprimir el altercado.

Pero lo que queremos hoy es reivindicar la CREATIVIDAD como motor de cambio de la sociedad.

En Costura Inquieta creemos y creamos en red, como  nueva forma de establecer relaciones basadas en la solidaridad, donde compartimos espacio y tiempo y donde intercambiamos conocimientos y saberes, frente a otras relaciones verticales que minan la creatividad. Nuestra actividad es integradora de la diversidad en cualquiera de sus formas.

Queremos transmitir y contagiar que, a través de la recuperación de la artesanía y la costura, sentimos que podemos aportar valor a la sociedad, reinterpretándolas y dando un giro hacia expresiones modernas y vanguardistas, lejos de la función tradicionalmente femenina que ha tenido en otras épocas. Necesitamos la coeducación como herramienta fundamental para conseguir esos cambios sociales y también a los hombres, para formar parte en este proceso.

Pensamos que las mujeres tenemos YA en nosotras mismas el PODER, y que nuestro derecho a la igualdad no nos lo ha de conceder o reconocer nadie desde fuera sino que hemos de creer firmemente en que es una realidad, aunque necesitemos recordárselo a la sociedad en actos como éste.

Animamos a las mujeres a perder el miedo a sentirse activas, poderosas y libres en todos los ámbitos de la vida.”

 

Nosotras hoy, paramos.